A female doctor reviewing a patients chart.
Justo lo que ordenó el doctor

Trastornos comunes de la piel: descripción general del tratamiento

11/10/2022

Los trastornos de la piel afectan a millones de personas y pueden presentarse de muchas formas diferentes. La gravedad de las condiciones de la piel varía según la persona y la condición. Si bien hay muchos tipos diferentes de condiciones de la piel, también hay varias opciones de tratamiento disponibles para ayudar. Siga leyendo para obtener más información sobre las opciones de tratamiento para más trastornos comunes de la piel.

Revisado por la Oficina de Políticas y Evaluación Clínica (OCEP), Evernorth

Existen numerosos trastornos de la piel que pueden tener diversas causas. Algunos trastornos de la piel pueden ser condiciones crónicas, mientras que otros pueden ser temporales. Los síntomas de los trastornos de la piel pueden variar en gravedad de leve a grave, con algunos síntomas que desaparecen solos y otros síntomas que requieren tratamiento médico. Las condiciones comunes de la piel incluyen acné, urticaria, dermatitis atópica (eccema), rosácea, psoriasis y vitiligo.

Hay varios tratamientos disponibles para ayudar a controlar los trastornos de la piel. Según la condición, ciertos tratamientos pueden ser más adecuados que otros. Los tratamientos están disponibles en diferentes preparaciones, incluidos ungüentos, cremas, lociones, soluciones y comprimidos o cápsulas orales.

Continúe leyendo para obtener una descripción general de las clases de medicamentos más comunes utilizados para tratar trastornos de la piel.

Corticosteroides

Los corticosteroides son una clase común de fármacos que se usan para aliviar la inflamación de la piel. Al reducir la inflamación, los corticosteroides pueden ayudar a tratar la picazón, la hinchazón y el enrojecimiento. Los corticosteroides pueden ser útiles para tratar reacciones alérgicas en la piel y otros trastornos inflamatorios de la piel, como el eccema. Algunos ejemplos de corticosteroides incluyen hidrocortisona, betametasona y triamcinolona.

Antibióticos

Los trastornos de la piel causados por bacterias pueden tratarse con antibióticos orales o tópicos. El tratamiento de la infección subyacente de un trastorno de la piel puede ayudar a aliviar los síntomas. Ciertos antibióticos pueden usarse para tratar ciertas condiciones de la piel como el acné, la rosácea y el impétigo. Algunos ejemplos de antibióticos incluyen clindamicina, eritromicina y metronidazol.

Antifúngicos

Los antifúngicos pueden tratar las infecciones fúngicas de la piel, el cuero cabelludo y las uñas, por ejemplo, el pie de atleta y la tiña. En algunos casos, los antifúngicos pueden combinarse con otros medicamentos tópicos, como los corticosteroides. Algunos ejemplos de antifúngicos incluyen ketoconazol, terbinafina y miconazol.

Antivirales

Los antivirales son medicamentos utilizados para tratar trastornos de la piel causados por virus, como el herpes zóster y el herpes simple. Pueden aplicarse de forma tópica o tomarse por vía oral para tratar infecciones virales. Algunos ejemplos de medicamentos antivirales incluyen aciclovir, valaciclovir y famciclovir.

Antihistamínicos

Los antihistamínicos pueden incluirse en los medicamentos tópicos o tomarse por vía oral para tratar trastornos alérgicos de la piel. Es posible que se prefieran antihistamínicos orales en lugar de antihistamínicos tópicos para aliviar la picazón debido a la posibilidad de una reacción alérgica, que puede requerir tratamiento médico inmediato. Algunos ejemplos de antihistamínicos incluyen Zonalon® (doxepina) y difenhidramina.

Medicamentos no esteroideos

Ciertos medicamentos, incluidos Eucrisa® (crisaborol), tacrolimus y pimecrolimus pueden usarse para tratar la inflamación causada por la dermatitis atópica (eczema). Debido a que no provocan el debilitamiento de la piel como los corticosteroides, estos tratamientos pueden preferirse para el uso a largo plazo.

Ácido salicílico

El ácido salicílico es un agente queratolítico que ayuda a suavizar la capa externa de la piel y aflojar las escamas. El ácido salicílico puede usarse para tratar el acné, las ictiosis y la psoriasis.

Retinoides

Los retinoides son medicamentos comunes que se usan para tratar ciertos trastornos de la piel, como el acné y la psoriasis. Estos medicamentos son derivados de la vitamina A y actúan acelerando el recambio celular de la piel. Algunos ejemplos de retinoides incluyen adapaleno, tretinoína y tazaroteno.

Peróxido de benzoílo

Para el acné de leve a moderado, se puede usar peróxido de benzoílo. Actúa de varias maneras; por ejemplo, elimina las células muertas de la piel, elimina el exceso de grasa y combate las bacterias de la piel.

Inmunosupresores

Los inmunosupresores a veces se recetan para tratar casos moderados a graves de eccema y psoriasis. Actúan reduciendo la actividad del sistema inmunitario para disminuir la inflamación. Algunos ejemplos de inmunosupresores incluyen metotrexato y ciclosporina.

Productos biológicos

Los productos biológicos son tratamientos relativamente nuevos que se usan para tratar la psoriasis y otros trastornos de la piel. Estos medicamentos pueden ayudar a bloquear ciertos procesos inmunitarios que provocan inflamación. Algunos ejemplos de productos biológicos incluyen Remicade® (infliximab), Humira® (adalimumab) y Enbrel® (etanercept).

Otros tratamientos para trastornos de la piel

Puede haber otros tratamientos distintos de los enumerados para ayudar a controlar los trastornos de la piel. Consulte con un proveedor de atención médica sobre la mejor opción de tratamiento para usted. Además de medicamentos, se pueden recomendar hábitos saludables de cuidado de la piel, como limpieza, protección e hidratación del área afectada.

Fuentes:

¡Inscríbete al Inside Scoop para aprender de lo más nuevo sobre nuestras últimas noticias, medicamentos y oportunidades para ahorrar!

Ahorre hasta un 80 % en medicamentos de marca y genéricos.